Consejos para mejorar tu salud mental

Disfruta del tiempo libre

Administra tu tiempo libre haciendo planes sólo o acompañado, buscando un nuevo hobby o haciendo una lista de las cosas que quieres hacer y no dejes pasar el tiempo. ¡Diviértete y descubre todo tu potencial haciendo cosas nuevas!

Participa e implícate en tu entorno más cercano

Los ayuntamientos, clubs deportivos, asociaciones sociales y/o de ocio, etc, ofrecen gran variedad de charlas, campañas y actividades varias en las que puedes tomar parte o incluso involucrarte como voluntario, por que todos somos útiles y tenemos muchas cosas que ofrecer a los demás.

Reclama un tratamiento integral

Explica a tu médico de cabecera qué te ocurre, qué cambios estas experimentando en ti o en un familiar o un amigo para que te asesore y gestione la cita con el personal especializado que mejor os convenga. Haz preguntas e infórmate todo lo que puedas sobre la conducta o los síntomas que te preocupan. Consulta con más de un especialista sobre los distintos tratamientos hasta encontrar el que sea adecuado.

Descansa

Tu cuerpo y tu mente necesitan descansar para ello es recomendable dormir al menos 8 horas seguidas diariamente. Libérate de la carga de trabajo o de otros asuntos que no sean prioritarios que te absorben y te producen malestar.

Practica deporte

Dedica tiempo en tu vida para calzarte unas cómodas zapatillas con las que salir a correr, a pasear, al gimnasio, alejarte del ruido y rodearte de naturaleza. Conseguirás estimular el cuerpo y la mente, te recargará de energía y bienestar. ¡Aleja la pereza y vive!

Evita el consumo de drogas

Nunca pierdas las ganas de pensar en positivo, invierte todo lo que parezca mal o que no tiene solución. De esta manera conseguirás ganar autoestima, perder la vergüenza y la timidez, para valorarte más y reírte de tus complejos así no te hará falta fingir ni probar drogas para conseguir una sensación falsa y fugaz de la realidad.

¿Te mimas?

Piensa en ti y dedícate tiempo sólo para ti, para hacer lo que te gusta por qué te lo mereces.

Ríete, porque es salud

No es sano tomarse todo en serio, quejarse continuamente, no cometer errores, etc,
¡nadie es perfecto! Por eso es mejor afrontar con buena cara las dificultades y reírse de uno mismo.

Cuida tus relaciones sociales

Sigue en contacto con tus amigos y familia, háblales y escúchales, no pagues con ellos tus días malos por qué son lo que te apoyan y cuidan de ti.

Compártelo